miércoles, 26 de diciembre de 2012

AGUINALDO en este 2012

Nos envía Agustín de la Fuente este texto: 

AGUINALDO en este 2012


¿Quién no sabe que el aguinaldo era el regalo que daban los mayores a los niños pedigüeños en días señalados como: Navidad, Todos los Santos o el día de la matanza?
-Por supuesto que lo sabemos.
Aún se conservan vestigios de esta costumbre en alguno de nuestros pueblos.
Y a los que de niños fuimos personajes de estas escenas, es imposible olvidar a poca memoria que aún tengamos.
Permitidme, que a mis años traiga esta estampa con los cambios que exigen los tiempos actuales.
Hoy, aunque jubilado disfrazado de niño; pienso ir a pedir yo mismo el aguinaldo.
Cual abuelo con achaques, recorreré las casas: de vecinos y conocidos; de amigos y de los que no sean tanto; la de todos, pobres y acomodados.
A todos, pediré como siempre “aguinaldo”.
En una caminada universal he llegado a Belén, a una posada pobre, donde la familia de un carpintero con María (su mujer) y un “Recién Nacido” en un humilde pesebre.
¡Insensato de mí! Que les he pedido el aguinaldo como en cualquier morada.
Nada he pedido para mí, aunque necesidades tengo; como todos a nuestra edad.
No pediré para mí caminar de tortuga; ni remedio a mis arrugas.
Deja que pida al “Niño Omnipotente”:
• La gracia de encontrar trabajo a los parados, una buena educación para los peques y que los enfermos tengan una sanidad acorde a sus achaques.
• Le pediré, que suelte los vientos que permanecen retenidos detrás de las montañas, a fin de que mantengan los climas y los tiempos de esta Tierra nuestra; y que el campo nos mantenga con sus frutos.
• Que nos consiga (ya que todo lo puede) una sonrisa de esperanza en un futuro, que
hoy se nos presenta un tanto oscuro.
• Que nos enseñe a vivir sin tanta pompa y con menos exigencias.
• Salud, bienestar y paz para todo el mundo.
Con estas peticiones conseguidas, pienso que cualquier persona humana puede vivir con dignidad.
Seguiría pidiendo, pero quiero dejar algo para el próximo año 2013; en el que también necesitaremos aguinaldo.
Déjame que pida para mí, algo. Casi nada:
• Un poco de pan con queso.
• Y para beber, un vaso de agua; -por si acaso.
Pues aún me queda por andar una jornada.

No hay comentarios: